Compartir
Granados, de París a Goya

Granados, de París a Goya

La muestra, comisariada por Joaquim Rabaseda  conmemora el 150 aniversario del nacimiento del compositor y pianista Enric Granados (Lleida, 1867 – Canal de la Mancha, 1916) y hace un recorrido por la vida y la obra del músico, desde los años del estudio en la capital francesa hasta las últimas composiciones inspiradas en Goya.

Durante años, Granados coincidió personal y profesionalmente con distintos artistas en Barcelona y en París: Francesc Miralles (1848-1901), Santiago Rusiñol (1861-1931), Ramon Casas (1866-1932), Joaquim Vancells (1866-1942), Josep M. Sert (1874-1945), Lluïsa Vidal (1876-1918), Ismael Smith (1886-1972). Por otro lado, aún actualmente se aplaude su lectura musical de los óleos y grabados de Francisco de Goya (1746-1828). El propio Granados realizó algún dibujo y algún cuadro de pequeño formato. Su vocación era humanista y polifacética. Pero entre los diferentes colaboradores que tuvo durante su carrera, Apeles Mestres (1854-1936) encarnaba como nadie este perfil renacentista. Por encima de la amistada, las afinidades entre los dos definían un perfil característico del Modernismo: el deseo de la obra de arte total y el diálogo de las artes integradas. La decisión de componer Goyescas se explica en este contexto ideológico y plástico concreto.

Por esta razón, el enfoque de la exposición refuerza la necesidad de superar un discurso consolidado que reduce Granados a un pianista brillante y al fundador de una escuela de interpretación, sin negar la validez de estas dos afirmaciones. Para transmitir esta reivindicación de Granados en su contexto histórico y estético, la exposición invita a toparse con retratos, dibujos y pinturas casi a escala humana realizadas a partir de copias fotográficas y artísticas de gran formato. La intención es proponer un encuentro hiperrealista al visitante a partir de los cuerpos y los espacios del pasado. Al mismo tiempo, la manera de colocar los objetos expuestos se inspira en las museografías antiguas del Prado, el Louvre y el Palacio de Bellas Artes de Barcelona. De la misma manera que Granados visitó museos y se paseó por los talleres de París, Madrid y Barcelona, así el espectador actual se ve inmerso en un recorrido que culmina en la personal lectura de Goya realizada por el compositor.  
Leer másLeer menos

Enlaces de Interés

Actividades Relacionadas

Itinerancia